Seguir en Twitter

viernes, 7 de agosto de 2009

Muestra de Ernesto Morales en Museo Quinquela



(Buenos Aires)

El sábado 8 de agosto a las 13.00 hs. se inaugura “Ciudad de memorias” de Ernesto Morales, en la sala Victorica del Museo Benito Quinquela Martín, dependiente del Ministerio de Educación de la CABA. Av. Pedro de Mendoza 1835. La Boca. La entrada es libre y gratuita.


La muestra permanecerá abierta hasta el 6 de setiembre y se podrá visitar de martes a viernes de 10.00 a 18.00 hs. Sábados, domingos y feriados de 11.00 a 18.00 hs. Bono contribución 5 pesos.


La opinión del curador del Museo, Víctor Fernández, sobre la obra de Morales: “La múltiple obra de Morales nos deja ver a un artista comprometido con su tiempo y su historia y que, como resultado de un amplísimo y profundo universo de intereses, es capaz de expresarse con igual eficacia en disciplinas y lenguajes tan cercanos, pero tan diversos en sus especificidades como la pintura y el video- arte. Al mismo tiempo, ha trabajando también en proyectos curatoriales, de docencia artística y de gestión cultural, que han tenido gran relevancia en Argentina y en Italia, su actual residencia.

Eludiendo interpretaciones antojadizas, no podemos soslayar los vínculos evidentes entre producciones y circunstancias biográficas recientes de un artista que ha establecido un intenso y creativo vínculo entre el Río de la Plata de sus orígenes y la italiana residencia que actualmente ha adoptado.


Tal vez comprendiendo lo antedicho, es que podemos acercarnos con mayor profundidad a las preocupaciones permanentes en su producción artística; como omnipresente hilo conductor, los videos y pinturas de Ernesto promueven la reflexión acerca de cuestiones como identidad, migraciones, o espacios de pertenencia.


Las ciudades han sido celestiales, terrenas o infernales; las ha habido sagradas y malditas; han tenido nombres oficiales y secretos. Asociadas con la figura femenina, las ciudades nunca conquistadas han sido “vírgenes”, y las que corrieron otra suerte, “hijas”.

Fueron identidad más que residencia, y son aún el espacio desde el cual nos relacionamos con el universo.

Y todas ellas al mismo tiempo, suelen dejarse ver cuando nos detenemos lo suficiente en cada pintura de Ernesto”.