Seguir en Twitter

jueves, 27 de agosto de 2009

Premio de cuento Julio Cortázar: Emerio Medina

(La Habana)Alberto Edel Morales Fuentes





El Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar 2009, fue adjudicado a Los días del juego, del escritor holguinero Emerio Medina, en ceremonia oficial realizada en el Centro Cultural Dulce María Loynaz a la que asistió el Ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez. El Jurado, presidido por la reconocida escritora argentina Luisa Valenzuela, e integrado además por los narradores cubanos Miguel Mejides y Alberto Garrandés, quien realizó la lectura del Acta, destacó esta narración entre los más de quinientos textos de varios países enviados a concurso “por hacer con éxito una especie de viaje de regreso a las virtudes clásicas de la fábula, al arte de contar historias, y, al mismo tiempo, emulsionar con mucho vigor la experiencia sentimental del sujeto en un mundo lejano y, a la vez, cercano”.


En el acto, que contó con la presencia de varios Premios Nacionales y una nutrida representación de escritores y editores cubanos, también se anunció el otorgamiento de una primera mención a Las lecciones del vampiro, del habanero Miguel Terry Valdespino, “por adentrarse con gracia y fluidez en un mundo aparentemente periférico, un universo donde se escucha, todo el tiempo, un diálogo intrépido con un referente mítico de gran prestigio, y sin abandonar el conjunto de estimulaciones de la realidad más inmediata; y menciones a Lo bello y lo sublime, de la argentina Marcela Solás, “por la equilibrada estructura de su discurso y el refinamiento con que armoniza situaciones y referentes en apariencia inconciliables”; y a Mallorca y todos tus fantasmas, de Michel Encinosa, “por la precisión de un lenguaje que se apodera con fuerza de lo real, en específico de un conflicto de identidad relacionado con la diáspora”, y a Los que fueron al bosque de avellanos, de Rufo Caballero, “por la eficaz escrupulosidad del tejido de una escritura que ansía resolver un dilema emocional cuyo punto de partida se halla en el cine”, ambos de Ciudad de La Habana.



Las palabras finales de homenaje a Cortázar en el día de su nacimiento estuvieron a cargo de Luisa Valenzuela, quien recordó su altura como narrador, en particular como maestro del cuento, e hizo un emotivo recuento de su última conversación en el Nueva York de 1983, y de la ilusión de Julio de escribir una última novela donde alcanzaba a expresar lo que siempre había querido decir: un libro que veía en sueños, ya impreso, en manos del editor, y que al abrirlo no contenía palabras sino figuras geométricas.

Como cierre del espacio de verano Inventario de Asombros, que se realizó durante todos los miércoles de julio y agosto en el conocido Centro Cultural de 19 y E, en El Vedado, la editorial Letras Cubanas realizó también la presentación y venta al público de la colección completa del Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar, que recoge todos los premios y menciones de este concurso desde su primera convocatoria en 2002. El cuento premiado en esta edición de 2009 aparecerá publicado inicialmente en el número 82 de la revista La Letra del Escriba, correspondiente al mes de septiembre, y será presentado en forma de libro por Letras Cubanas, acompañado de las menciones, en la venidera Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2010.