Seguir en Twitter

domingo, 14 de noviembre de 2010

Análisis sobre "el efecto" en Circe, de Julio Cortázar

crédito de la fotografía: Alicia D´Amico


(Mar del Plata) Martha Minteguía            

     Todos los cuentos de Cortázar son atrapantes y llenos de interés por sus temas , sus personajes torturados y llenos de obsesiones . Pero cuando tuve que elegir para hablar del “ efecto “  sobre el lector , elegí Circe por dos motivos . 1º ) Su íntima relación con un personaje mítico que me resulta lleno de fascinación por sus implicancias , y 2º) por el trato casi maquiavélico y retorcido del tema.
El mito ha llegado a aceptarse como una dimensión irrecusable de la experiencia humana. Al igual, se ha sentido la necesidad de incorporarlo al saber antropológico, que reactiva el enlace del tiempo histórico al tiempo primordial y de los orígenes. Pone en escena una proliferación de formas sobrenaturales donde hay una cohesión fantasmática, que tiene como función, representar no solamente el contenido de una escena, sino la manera en que ésta se produce .
En Cortázar, se articula de una parte,en la relación de lo lúdico y lo sagrado, sobre referencias a mitologías griegas y precartesianas. Hay un espacio en el que las propiedades son otras que las del espacio lingüístico. Es un espacio cargado de figuras.
Es casi una certeza de que existe una ligazón entre personas que no se conocen, pero cierran circuitos que nos interrelacionan al margen de toda explicación racional y humana .
Es una realidad distinta a aquella de la percepción, una potencia más primitiva, como una imagen del inconsciente.
El mito y lo fantástico poseen, pues, una función central en el orden estructural, gracias a que el relato fantástico se ha abierto sobre constelaciones semánticas, y lo que Barthes llama “una red organizada de obsesiones, una mitología literaria”.
Circe, es una de las raras hechiceras que figuran en las mitologías griegas y sin lugar a dudas, la más  célebre de todas. Hija de Helios y de Perséis, dotada de poderes extraordinarios, capaz de preparar brebajes extraños, filtros, venenos que servían para transformar seres humanos en animales. En la isla de Ea , no consigue sin embargo, hacer que Ulises corra la misma suerte que sus compañeros, metamorfoseados en cerdos. Siguiendo los consejos de Hermes, Ulises añadió una hierba llamada Moly a la comida , y así pudo obligar a Circe a que volviera a su estado humano a los navegantes que lo seguían en su viaje.
El texto de Cortázar, nos lleva a percibir a través del título, una identificación subterránea entre la hechicera y la joven chica neurasténica de Buenos Aires de los años veinte. Se anteponen así, el relato fantástico y el maravilloso. Cobran protagonismo los animales, no en vano pertenece al grupo de Bestiario.
En este caso, los monstruos tienen forma de obsesiones , cuyo origen está en el propio autor. Cortázar llegó a confesar que tenía una pequeña neurosis
que consistía en el temor de hallar bichos en la comida y revisaba cada bocado. Llevado esto al cuento, se reflejaría en el personaje de Mario que se maneja
como “ permanente observador “ de Delia. La joven parece tener ciertos problemas psicológicos pues sus raras actitudes y los rumores que corren a su alrededor son llamativos. Hay allí una irrealidad mágica que produce un efecto de piedad o compasión odiosa al par que conmina al lector hacia una búsqueda más profunda .
Delia Mañara , la Circe de Cortázar anuncia la duplicidad de los signos que encierra el relato, o sea : maraña, enredo. Es una mujer aracnea : Mañara/ araña , podría ser “maraña” también  autora de la muerte de sus dos primeros novios, y esto nos envuelve en una atmósfera de ambigüedad que nos deja en estado de incertidumbre y vacilación.
Cuando el personaje hace referencia a las manos de Delia, es como si viera que ellas va tejiendo una tela frágil cuya realidad es una apariencia ilusoria y engañadora. Es la sutil trampa donde sucumben los hombres bajo el poder absorbente de la mujer. Así le pasó a Rolo que se fracturó el cráneo , y a Héctor que se suicidó en Puerto Nuevo.
La atracción que ejerce Delia hacia Mario prepara el desenlace fatal  de la historia.
La Circe de Cortázar, con sus bellos rizos, petrifica a sus novios. Ofrece la imagen de una mujer sensual que se deja “devorar” por Mario, y su estrategia es hacer funcionar el poder del deseo, de la seducción como cebo. La tela de araña es una trama de mentiras que a veces llega hasta el narrador. Ej : “ Ahora ya es más difícil hablar de esto, está mezclado de otras historias que uno agrega a base de olvidos menores, de falsedades mínimas, que tejen
y tejen por detrás de los recuerdos …” ( pag. 69 ).
En un pasaje del cuento, cuando le muestra a Mario como confecciona los bombones,  flota una sensación de encantamiento bajo una gama de gustos, colores , sabores y movimientos . Ej : “ su mejor receta eran unos bombones de naranja … “ ( pag. 69 ).
Esa imagen de encantamiento y la idea de “ maraña “ , o “ la red de la araña” en la escritura misma ( al igual que en la historia contada ), van de la mano a lo largo de todo el relato. El mismo apellido de Delia , (Mañara ), es un juego lexical de Cortázar a través de la comida , como un sacrificio para exorcizar a los hombres o al propio poder. Es la parte más bestial . A mi entender , busca y construye “ otro yo “ capaz de reflejar lo interno convulsionado de todo ser.
La base de intercambio entre la Circe griega y la argentina,es la relación arcaica del rito nutricio. Circe transforma a los compañeros de Ulises en animales luego de servirles una comida. Es la mujer-veneno que degrada en vez de regenerar. Su poder es la provocación para alcanzar  el poder sobre las voluntades, con un simulacro de apariencias. En Delia, se trasunta una mujer con poderes ocultos y maléficos que esconden una duplicidad maligna.
Su mundo es también de animales, de insectos , en el que ella conserva y destruye. Encarna la presencia ajena, es decir , el mundo de los seres inhumanos.
Todas las transformaciones fantásticas operadas en la Circe cortazariana , se sumen en la alteridad y en el horror. Aparece definida por “ una paz frágil”  ante el peso persistente de la doble muerte de sus novios” .
El resto de los personajes que la rodean, sus padres , la vecina de la casa de altos la Madre Celeste (madre de Mario ),los nuevos vecinos, se presentan sin muchas especificaciones originando dos grupos que aluden a la “chusma” barrial. Es la cruda realidad cotidiana que ofende, alerta, ironiza y conmueve a la vez.
Sin darse cuenta, Mario junta pedazos de episodios, se descubre urdiendo explicaciones paralelas al ataque de los vecinos.
Significativamente , él , en el juego de catar y probar los chocolates y licores que prepara Delia, siente a la vez , placer y repulsión . Halla en ellos una dulzura de abominable repugnancia …
Delia siente un placer erótico en la prueba de sus recetas, pues aprecia mirar el placer en el rostro, en los labios, en la lengua del novio , pero goza aún más cuando él le describe los sabores.
Delia es devoradora de hombres, seduce a Mario para que caiga en la trampa, en el abismo de las apariencias, en las alucinaciones visuales y gustativas, en el delirio hipocondríaco de las fobias. Cortázar hace retroceder el miedo a favor de la repulsión-
Con este cuento de fundamentos mitológicos, Cortázar nos describe sus propios traumas neuróticos, y el relato se desdobla para ser más fantasmático que mitológico.
Todo este mundo cortazariano nos permite ver un universo patológico de fantasmas tan simbólico como el de la mitología griega. Lo arcaico y la angustia penumbrosa, el mito y el sueño . Frente a este espacio lleno de máscaras de terror, el héroe vive una verdadera pesadilla .
Es en fin , una versión del laberinto , un modelo de la mente humana . En el drama,él es la víctima que debe ser sacrificada a la sociedad .
En el cuento , Mario sería la próxima víctima ,pero logra salvarse porque investiga esa invasión, porque  trata de nombrar esa fuerza que lo ataca : Delia-mujer-araña-veneno . Pero se había prometido hacia ella “ una caridad sin límites “ , ( pag. 72 )
El cuento empieza con un narrador en tercera persona. Luego pasa a la primera persona. El narrador es Mario, quien será novio de Circe. En éste último caso, narrador y personaje coinciden. Y es el primero quien reproduce la palabra o la vivencia, lejana en el tiempo, del segundo.
El narrador se disimula detrás de los personajes. Tal vez sería más exacto decir que es el personaje quien aparece detrás del narrador).
(ver El estilo indirecto libre y las maneras de narrar, Oscar Tacca, Editorial Kapeluz)
Hay una gran lección de la maldad, dejando al final, sola a Delia como ocurre con toda hechicera.
El efecto que busca Cortázar es para mí, es contar una obsesión, sobre el tema de la comida y el temor al envenenamiento.
El lector debe ser  astuto, pues Cortázar siempre lo convoca .


(c)Martha Minteguía

Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires


Bibliografía : 
“ El grado cero de la escritura “ Roland Barthes
Julio Cortázar, “Los relatos , 1 Ritos,  Alianza editorial, año 1999



4 comentarios:

Marcelo dijo...

Un gran complemento luego de haber disfrutado un gran cuento! Te felicito, te enviaré bombones

Araceli Otamendi dijo...

¡gracias por el comentario!

Fernanda dijo...

Qué gran cuento. Viva Cortázar, eterno.

Araceli Otamendi dijo...

agradezco el comentario Fernanda