Seguir en Twitter

martes, 28 de mayo de 2013

VI Jornadas Internacionales de Mujeres Escritoras (San José de Río Preto) Brasil

Lygia Fagundes Telles 

Isabel Ortega Marques
Jurema Batista
Alicia Silva Rey








(Quilmes, Provincia de Buenos Aires) Alicia Silva Rey



VI Jornada Internacional de Mujeres Escritoras (Río Preto) Brasil
Parte I
Las Jornadas -nos dice su organizadora y alma Mater, Isabel Ortega Marques, investigadora, traductora, gestora cultural-, congregan a mujeres escritoras ofreciéndoles un espacio para la reflexión, la discusión y el intercambio. Una oportunidad excepcional de presentar y compartir la producción literaria femenina tanto brasilera como internacional. Historiadoras, investigadoras, filósofas, poetas, narradoras, periodistas, abogadas, lectoras, todas ellas escribiendo (y leyendo) la vida cada día.”
Jurema
Fue a causa de ser confinada al cuarto de las sirvientas, que Jurema Batista, se descubre a sí misma: la niña que entonces era, encuentra en ese cuarto de castigo, el sentido de su vida: unas bolsas abandonadas con libros adentro.

Así como los negros esclavos recogen las sobras de comida y hacen su feijoada, Jurema aprovechaba cada sobra de la vida para construir sus sueños. De ese modo, los libros que sobraban a los patrones e iban a parar al cuartito de la sirvienta, eran leídos vorazmente por aquella chiquilla con hambre de vivir. (En: “Sem passar pela vida em branco”, Miria Ribeiro e Jurema batista. Río de Janeiro: Pallas, 2011).

Cuando Jurema Batista fue narrando su historia en la ponencia que llevara a la VI Jornada de mujeres escritoras en Río Preto, Brasil, “Sem passar pela vida em branco”, yo no podía dejar de conectar su voz y su palabra con las de su predecesora, Virginia Woolf:

Para las mujeres, pensé mirando los anaqueles vacíos, las dificultades han sido infinitamente más formidables (que para los artistas pobres). En primer lugar, tener un cuarto propio (de un cuarto a prueba de ruidos, ni hablemos) era de todo punto imposible, salvo que sus padres fueran excepcionalmente ricos o nobilísimos. Hasta su pensión para alfileres, que dependía de la buena voluntad de su padre, apenas bastaba para vestirla; por eso también le estaba vedado una excursión a pie, un viajecito o el alojamiento privado, por más miserable que fuera.” (“Un cuarto propio”, 1928).

Ante nosotros, en el confortabilísimo auditorio del SESC (*) donde se sucedieron las Jornadas, un hilo de plata brillante, firme, riguroso, unía a Jurema con Virginia. Ambas supieron encontrar una razón, aún activa, para explicar la imposibilidad de las mujeres pobres -y de toda la gente de trabajo ineducada y reducida a situación servil-, de acceder a un espacio propio. Espacio que no debería comenzar y terminar en el propio cuerpo pero que tantas y tantas veces es el único cuarto disponible, aún hoy, para la mayoría de las mujeres y de todos los que, más allá de su género y condición, padecen la marginación social.

Luego, cuando me tocó impulsar a mí mi propia ponencia, inmediatamente después de la de Jurema, dije para que el público allí reunido no lo olvidara, que así como ella había encontrado su espacio propio en el cuarto de la servidumbre al que la enviaban castigada de niña, así cada una de nosotras, de mil modos expropiadas no importando ni etnia, ni educación, ni clase de partencia, ni cultura, ni lengua ni elección sexual, hoy contábamos con la certeza de ser, para nosotras mismas, el cuarto propio del que hablara Virginia. Cada una para sí misma su cuarto propio inexpropiable. Desde meninas, mirando hacia el norte anhelado, como Jurema.

Jurema Batista es escritora, universitaria, diputada, luchadora contra toda clase de discriminación, propuesta entre mil mujeres del mundo para recibir el Premio Nobel de la Paz. Actualmente ejerce el cargo de Gerente de Segurança Alimentar de la Secretaría de Asistencia Social, y miembro del Movimiento Negro Unificado.


La VI Jornada Internacional de Mujeres Escritoras tuvo lugar en el (*) SESC (Servicio Social del Comercio) de Río Preto y fue auspiciado por el Gobierno Municipal de dicha ciudad vía la Secretaría de la Mujer, la Secretaría de Comunicación, la Secretaría de Asistencia Social, Universidades de San José de Río Preto y la Unión brasilera de escritores.
El evento contó con la participación de las escritoras y escritores Alexandra Lucas Coelho (Portugal), Rita Braun (Polonia), Maggi Mateo (Cuba), Rosina Valcárcel (Perú), Luis Serguilha (Portugal), Alicia Silva Rey (Argentina), Esther Roggessi Pernambuco), Nilza Amaral (Sao Pablo), Raquel Naveira (Sao Paulo), Jurema Batista (Río de Janeiro), Romildo Sant’Ana (Río Preto), Darlene Taukane (Matto Grosso), Dinamara García Rodríguez (Río Preto), Hygia Calmon Ferreira (Río Preto).
La Jornada se planteó, asimismo, como homenaje a las escritoras brasileras Lygia Fagundes Telles, Dinorrath do Valle, Florbela Espanca y Cora Coralina.

Dirección: Isabel Ortega Marques.
Asistencia y colaboración: Roseli Ferraz, Fernando Marques, Edilene Gasparine.
Moderadoras: Isabel Ortega, Darlene Taukane, Edilene Gasparine, Carmem Soller, Roseli Ferraz, Cecilia Dionizio.
Traducción: Ester Ishida.
Producción: Malverde Produçoes.

Agradecimientos
Para nutrir mi ponencia, “La escritura como estatuto del acto de la vida”, conté con imágenes del Río de Quilmes, tomadas por Hilda Paz, la película “La madre”, de Gustavo Fontán -especialmente editada para el evento-, la colaboración y sugerencias de Mariana Julia Pérez, la iniciativa y el acompañamiento generosos de Araceli Otamendi.

(c)Alicia Silva Rey

Quilmes

Provincia de Buenos Aires

Argentina 

Blog da Jornada Internacional de Mulheres Escritoras



.