Seguir en Twitter

jueves, 6 de noviembre de 2014

Se presentó hoy el Diccionario de la Lengua Española

de izq. a der. Alberto Díaz, José Manuel Blecua y José Luis Moure
en el coctail en la Academia Argentina de Letras

fotografías de académicos en la Academia Argentina de Letras
(Buenos Aires)

Se presentó hoy al mediodía, en el Museo Nacional de Arte Decorativo - edificio donde
funciona la Academia Argentina de Letras - la nueva edición del Diccionario de la Lengua Española, editado por Espasa Calpe - Grupo Editorial Planeta. Presentaron el diccionario Alberto Díaz, gerente de editorial Planeta, el Presidente de la Real Academia Española José Manuel Blecua y el Presidente de la Academia Argentina de Letras José Luis Moure. Es la XXIII edición de este diccionario consensuado con todas las academias de español del mundo, al que se incorporaron americanismos y voces desde Guinea, Filipinas, pasando por el Cabo de Hornos y Chicago, incluyendo el español que se habla en distintas zonas de los Estados Unidos, dijo el Presidente de la Real Academia Española. Es un orgullo y un desafío, dijo Alberto Díaz, e indicó que la nueva edición llevó 13 años de trabajo intenso entre la Real Academia Española y las 21 academias de América y Filipinas.

La nueva edición del diccionario incluye 93.111 artículos o palabras. Se incorporaron 5.000 palabras nuevas y se suprimieron 1350.

José Luis Moure dijo que el Diccionario de la Real Academia Española es el diccionario por antonomasia, ya que en el inglés, por ejemplo, no existe algo similar. También destacó que el caso de la Argentina es paradigmático por la gran inmigración que registra y que ha incorporado voces nuevas.

Por otra parte, el Presidente de la Real Academia Española, recordó a la profesora  Ana María Barrenechea, de quien dijo era considerada la “Greta Garbo de la filología argentina”.


José Manuel Blecua destacó que este es un diccionario hecho a mano junto con un diccionario hecho con máquinas. Blecua dijo que “es imposible capturar una lengua de más de cuatrocientos millones de hablantes” pero que sí se pueden lograr criterios para integrar los americanismos en un diccionario general. Los problemas son muy complejos, dijo, son problemas de definición en lo que es un diccionario general de voces que van desde Guinea, Filipinas, Cabo de Hornos a Chicago. También destacó la tipografía utilizada en la edición del diccionario y las marcas, que han crecido, por ejemplo los argentinismos y también la revisión ha sido lo más importante que ha tenido esta nueva edición.

Después del acto hubo un cocktail para los invitados en la Academia Argentina de Letras.