Seguir en Twitter

lunes, 7 de diciembre de 2015

cuento: A salvo - Araceli Otamendi

Paisaje rural (c) Araceli Otamendi





"Si el Sol se apartara de su curso, las Erinias lo perseguirían y castigarían"

Heráclito

 
"A las Erinias se les sacrificaban ovejas negras y libaciones de νηφάλια nêphalia, mezcla de miel y agua" **







Ahora, en la sala de espera antes de embarcarse en el vuelo 407 hacia un país de Europa, Zinia pensaba en los últimos días transcurridos en Buenos Aires. Ahora sí, estaba a salvo. ¿Acaso no sería una gran oportunidad ir a pasar las fiestas a otro lugar? Vivir, sí, vivir un poco. A salvo del trabajo que ya detestaba, con todas esas apariencias que tenía que sostener de la mañana a la noche, vistiéndose con esos vestidos de cocktail que más que nada la hacían parecer una modelo de una revista femenina, una sombra de lo que ella era en verdad. ¿Pero cuál verdad? ¿Acaso no había sentido desde hacía mucho que había que vivir de otra manera? Casi nadie sabía entre sus amistades que ella se iba, que no estaría en la ciudad cuando se escucharan

seguir leyendo: