Seguir en Twitter

miércoles, 1 de junio de 2016

cuento: Espejo del alma - Dolores González Opazo



Toda la noche había llovido a cántaros, el viento soplaba con fuerza, ululando por entre los recovecos y el barro del callejón. Los truenos y los relámpagos no me habían dejado dormir en toda la noche, lloré con la cara metida bajo mi almohada de lana de cordero, para no escucharlos, sin embargo con cada tronar, mis lágrimas volvían a brotar. Mi abuela al parecer estaba en las mismas, porque cada vez que asomaba la nariz por debajo de las sábanas, la veía sentada en la cama con su rosario en la mano y en algún momento seguro, silenciosamente se había levantado, porque de entre las cenizas del brasero del comedor salía un delgado hilito de humo, que se disolvía entre las murallas del caserón ; eran ramas secas de olivo, de esas ramas benditas de semana santa, que según ella nos protegerían de esas inclemencias del tiempo.

leer cuento completo:

http://archivosdelsurnarrativa.blogspot.com.ar/2016/06/espejo-del-alma-dolores-gonzalez-opazo.html