Seguir en Twitter

miércoles, 5 de agosto de 2009

Muestra de Alberto Heredia en el Muntref







(Buenos Aires) Araceli Otamendi



Con numerosos invitados especiales, críticos, artistas, editores y periodistas especializados se inauguró hoy la muestra de Alberto Heredia en el Muntref – Museo de la Universidad de Tres de Febrero con la curaduría de Laura Buccellato.
La muestra está auspiciada por el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.
El Rector de la universidad, Aníbal Jozami destacó la importancia de la exhibición haciendo hincapié en la proyección del museo de la Untref hacia la Provincia de Buenos Aires, ya que la cultura, dijo, no se termina en la Avenida General Paz. La Universidad Nacional de Tres de Febrero es una de las universidades nacionales más nuevas ubicadas en el conurbano bonaerense.
Jozami también hizo mención al inicio de la maestría en curaduría que lanzó la citada universidad.

La muestra de Heredia está compuesta de esculturas, muchas de ellas realizadas en yeso y otros materiales, tintas y acuarelas y objetos.

El fenómeno rupturista

Varios artistas integran la vanguardia que eclosionó en una nueva camada de artistas experimentales en los años ´60.
Inicialmente expusieron en forma individual en la Galería Lirolay, principal reducto de la vanguardia. Se puede nombrar a Alberto Heredia junto con León Ferrari, Margarita Paksa, Pablo Suárez, Ricardo Carreira, Roberto Jacoby, Juan Carlos Distéfano, Edgardo Giménez, Oscar Bony, entre otros. También Marta Minujin realizó muestras de objetos y Alberto Heredia exhibe en Lirolay sus cajas de queso Camembert. Según palabras de Luis Felipe Noé: “adentro guardaban un compacto mundo de putrefacción” .(1)
Posteriormente, Heredia realiza sus Cajas Palabras, algunas con consignas tomadas del Mayo Francés: “¡Sean sucios, pero azucarados jamás!”, rezaba una pintada estampada frente al Odeon parisino, que Heredia recuperó como parte de la estética provocativa, de ruptura frente a una civilización de orden y valores establecidos. Será esa una constante en toda su obra, y también en sus gestos frente a la censura, después de 1966.

(1) del libro Arte y política en los ´60, curada por Alberto Giudici, realizada en el Palais de Glace.
Según palabras de la curadora:

“…A fines de los años ´50 rompe con la escultura tradicional. Investiga y trabaja en las tendencias de vanguardia, con un geometrismo de raíz concreta que derivará en una abstracción informal.
Viaja a París, donde en 1962 realiza una obra contrapuesta a una actitud racionalista. “Hasta ese momento yo había sido un escultor tradicional”, afirma Heredia. Por ese entonces crea las míticas “Cajas de Camembert”, que marcan su tránsito al objeto, a lo que el artista define luego como un “objetismo urbano”. Desde ese momento será inseparable su concepción de Arte y Vida, y a lo largo de su trayectoria ejercita diversas maneras de representarla, como pinturas, objetos, instalación y performance.
Esa singular manera de vivir el arte lo marcará para siempre. En ocasión de sufrir un accidente ecuestre, y mientras permanecía enyesado, observa la manera en que las telas envuelven el cuerpo y sus formas. Estas impresiones le sugieren objetos en los que se conjugan yeso y diversos materiales industriales y de desecho (trapos, dentaduras, platos, roperos, juguetes, ropa interior, vendas, etc). Para sus obras “todo sirve”. A esos objetos les otorga un sentido de vida, muerte, miedo, ironía, con los que reflexiona sobre el hombre y su existencia…”.

Laura Buccellato

Datos de Alberto Heredia


Alberto Heredia (1924-2000) pintor y escultor argentino, interesado por las artes desde edad temprana, con escasa formación formal. En sus inicios realiza esculturas figurativas. Tras un efímero paso por la abstracción su forma de pensar es más afín a una estética expresionista de tipo informal. A lo largo de su carrera recibe diversas distinciones, entre los que se destacan el Primer Premio del Salón “Objetos útiles e inútiles con Acrilicopaolini” (1970), Premio al Mérito en Gran Premio de Escultura Henry Moore en The Hakone Open-Air Museum of Sculpture de Tokio (1981), Gran Premio de Escultura en la Bienal de Pintura y Escultura de la Fundación (1986), Primer Premio Adquisición Salón de Artes Plásticas Manuel Belgrano (1994), Premio Arlequín (1997), y reconocimiento post mortem Premio Konex de Honor (2002). Representó al país en la IV Bienal de Arte Moderno de São Paulo (1957), y en la IV Bienal de Sydney (1982). Realizó numerosas muestras “Las Cajas de Camembert. Alberto Heredia”, Galería Lirolay (1963), “Los Monstruos”, Galería Arte Nuevo (1966), “`De las lenguas… y otras cosas más´. Homenaje a Aldo Pellegrini”, Galería Carmen Waugh (1974), “Los Juguetes de Heredia”, ICI Instituto de Intercambio Interamericano (1992), “Latin American of the XXth Century“, Museo de Arte Moderno de New York y Museo de Arte Reina Sofía de Madrid (1993) “Alberto Heredia. Retrospectiva”, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (1998). “Inverted Utopias. Avant Garde in Latin America”, Museo de Bellas Artes de Houston y Museo de Arte Reina Sofía (2004). Participó en más de100 muestras colectivas en el país y en el exterior, en Río de Janeiro, París, New York, Tokio, Caracas, Madrid, Viena, Portugal, Roma, Berna, Munich, Oxford y Londres, entre otras ciudades.

(c) Araceli Otamendi - Archivos del Sur

imágenes:

Sin título, Ricky y el pájaro
Bailando en el Savoy
Retrato con Caja Camembert
Retrato foto Grete Stern
Sin título

1 comentario:

M dijo...

Tambien habria que destacar el film "Heredios, toda la razón" (documental apócrifo), que es una joyita del artista Jorge Caterbetti y que la escribió en homenaje a su amigo Alberto Heredia. Una pieza audiovisual bellisima que complementa una muestra inolvidable.