Seguir en Twitter

jueves, 2 de diciembre de 2010

Imágenes de vida imborrables

Hebe de Bonafini en el Ins. 105 de Ciudad Evita



(Buenos Aires)

La Asociación Madres de Plaza de Mayo participó del cierre del Congreso “Imágenes de vida” en el Instituto 105 de Ciudad Evita, Partido de La Matanza, donde concluyó, formalmente, la muestra itinerante homónima que, desde junio,  estuvo recorriendo más de cuarenta establecimientos educativos de los distintos niveles (inicial, primario, secundario, escuela especial y superior) con fotografías que ilustran los más de 33 años de lucha de las Madres.
La propuesta, surgida por una iniciativa del docente Carlos Tolosa, les permitió a los estudiantes reflexionar, a partir de esas imágenes, sobre la memoria, no desde lo siniestro sino donde lo hacen las Madres: desde la esperanza y la lucha.
De esta manera, el trabajo en el aula con los docentes permitió que los chicos no sólo conozcan más sobre la Asociación sino que se movilicen, participen y produzcan textos, cuentos, afiches, dibujos, títeres e investigaciones. Estas expresiones artísticas decoraron el salón de actos del Instituto 105 que lució absolutamente colmado por la comunidad educativa de toda La Matanza. El Congreso fue, en efecto, la conclusión de todo ese intenso trabajo.
En la actividad, cientos de jóvenes de todo el distrito, docentes, directivos, autoridades municipales y educativas celebraron la visita de las Madres y participaron activamente, como lo hicieron a lo largo del semestre.
Al llegar, las Madres fueron recibidas bajo un tendal de aplausos y rostros emocionados. Para dar comienzo a la actividad, Sonia Ibarra, una alumna del distrito, leyó un texto que ella misma había escrito tras ver las imágenes y trabajarlas en el aula: “Hay imágenes que pueden dar vida, que por felices o dolorosas nos dan fuerzas para defenderla y no dejarla ir nunca más. Hablo de esas imágenes que cada Madre convirtió en el material con el que forjaron las armaduras más resistentes y las armas más poderosas”, pudo escucharse en uno de los fragmentos de su relato.
Luego, alumnos y profesores del Profesorado de Educación Especial por discapacidad auditiva interpretaron, en lenguaje de señas, la canción de Teresa Parodi “Tarumba” y a continuación el grupo de danza de la escuela de danzas tradicionales argentina de Lomas de Zamora, bailó “Cinco siglos igual”, de León Gieco y “Aires de libertad”, de Jorge Rojas.
La emoción era ya incontenible, a punto tal que la locutora expresó: “Es muy difícil no emocionarse, chicos y grandes”.
Tras ello, Santiago Delgado, docente de Historia y cantautor, subió al escenario para interpretar “Pañuelos blancos”, tema que compuso especialmente por la visita de las Madres al Partido.
Posteriormente, el director del Instituto de Formación Docente Nº 105, Ernesto Marquevichi, oficializó la bienvenida: “No es fácil abrir este momento porque realmente todos estamos muy pero muy emocionados. Es un día histórico, queridas Madres, que ustedes estén con nosotros. Para nosotros es muy importante su presencia porque aquí se forman docentes, hay alumnos secundarios y primarios, docentes de todos los niveles. Al verlas pensamos que también podemos, pero ojo, estemos atentos, porque la libertad conseguida siempre está amenazada; aunque estén en las sombras, siempre está la oligarquía y los enemigos de los sectores populares”.
Por último, afirmó: “Con ustedes se nos hace patente lo de Paulo Freire: ‘soñemos imposibles porque de tanto soñarlos se nos hacen posible’”.
Tras él, la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de La Matanza, Hilda Agostino, aseguró: “Me van a permitir una licencia: desearía que delante de las Madres se me permita hablar sin cargo alguno, porque delante de ellas no se puede ser nada. Delante de las Madres voy a hablar como una persona que tuvo edad para vivir la dictadura, y como docente que soy”.
“Un pueblo que olvida su pasado no tiene futuro. Los jóvenes tienen que aprender eso. Cuando alguien dice que hay que olvidar el pasado hay que preguntarse porqué quieren que olvidemos. Ustedes son herederos de las Madres”, agregó dirigiéndose a los alumnos.
La responsable de Cultura del Partido destacó el valor de la democracia, de la memoria, elogió que el gobierno nacional haga suyo las consignas de los organismos y, también, homenajeó a los 523 matanceros desaparecidos en la dictadura. Para finalizar, exclamó a los jóvenes: “Actúen, juéguensela”.
Por su parte, la inspectora María del Carmen aseveró: “Cuando Carlos Tolosa vino con la propuesta, por supuesto que había que abrir las escuelas y las aulas y ese espacio ganado en las escuelas tiene hoy este cierre. Hoy esto es un aula abierta, es un espacio de aprendizaje. Se trata de dar la palabra, de discutir, de poder generar en Ciudad Evita este encuentro de docentes y alumnos de distintos puntos de La Matanza. Esta es la mejor clase ideológica que nos estamos dando como cierre del año”.
“Esto es –agregó- lo que no se ve todos los días en la televisión. Pasan a los pobres porque los relacionan con la delincuencia pero no los relacionan con todo lo que se hace en los barrios para trabajar la identidad con la escuela y eso los educadores lo saben y lo sostienen todos los días”.
A su turno, el vicepresidente del Consejo Escolar, Silvio Maffeo, argumentó: “Hay que pensar que uno es militante todos los días. Cuando uno decide cómo enseñar la letra A o el número uno, está siendo militante, cuando decidimos si vamos, o no, a laburar, es militancia. Cuando estuvimos en Cuba un lustrador de botas, en La Habana, nos decía, ‘yo hago la revolución todos los días, cuando usted pasa como turista y le lustro bien los zapatos y lo atiendo bien’. Nosotros tenemos que hacer lo mismo”.
Tras sus palabras, Gabriel Apella y Carlos Martín, del Programa Pedagogía de la Memoria, perteneciente a la Dirección de Educación Superior del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires, se refirieron a las prácticas pedagógicas y la necesidad de no trabajar de manera vertical en el aula sino generando nuevas experiencias, donde se ponga énfasis en la participación. “Es la disputa del país que queremos. Nosotros no abordamos la memoria y los derechos humanos de manera aislada sino pensándolos en un proyecto político de país”, aseguró Apella. En tanto, Martín ponderó el hecho pedagógico del encuentro: “Queríamos destacar esto, que tiene que ver con políticas públicas participativas”, esbozó.
A su turno, Carlos Tolosa, coordinador del proyecto “Imágenes de vida”, agradeció a todos los que trabajaron para hacerlo realidad, destacando la labor de Sebastián, el fotógrafo de las Madres; a los que abrieron las puertas de las escuelas y, fundamentalmente, al trabajo de las Madres. “En el agradecer están todos los alumnos y docentes, con quienes fuimos trabajando esta idea desde las aulas”
“La escuela debe ser una provocadora cultural permanente, proponer miradas, formas, estilos y pensamientos distintos para que el alumno tome lo que decida. No podemos someternos al régimen escópico de los medios de comunicación”, reflexionó. Por último, añadió: “Quisiera rescatar a los docentes que fueron víctimas de los obstáculos que les pusieron los directores, algunos de los cuales expresaron que se estaba politizando la escuela. Ésa era la idea porque la política de la escuela era sin contenido político. En todo esto conocí gente digna con quienes estamos convencidos que la educación implica un compromiso social importante. Y eso es lo que nos une”.
Luego de las palabras del Tolosa, el Congreso tuvo un intervalo que las Madres, los docentes y los alumnos aprovecharon para almorzar. Tras el receso, una de las coordinadoras de la actividad, Alejandra, sintetizó la devolución de los alumnos: “Lo más importante es la palabra de los chicos, que es la síntesis de sus pensamientos”.
Así, empezando con los de primaria, expresaron sus reflexiones chicos de las escuelas 209, 40, 39, 19, 32, 27, 107, 78, 37, entre otras. Algunas de las frases que leyeron o comentaron fueron:
-“Nosotros lo que queremos decir es: ‘esperamos que no bajen los brazos y no pierdan las esperanzas porque esto es una lucha que nos involucra a todos”
-“El pueblo las acompaña”
“Las Madres nos dieron y nos dan el ejemplo de luchar, pensar libremente y de resistir con la fuerza del amor”.
-“Libertad para la gente, justicia para todos, esperanza para el país e igualdad para el mundo”.
-“No nos olvidemos nunca de luchar”.
-“Unidos podemos lograr todo lo que nos propongamos”.
-“Verdad, memoria. Un pueblo que olvida es un pueblo ignorante”.
-“Es importantísima la educación para un país mejor para todos”.
-“Que nunca más vuelva a ocurrir un período tan desagradable en nuestro país”.
-“Les agradecemos de corazón lo que hicieron y no están solas”.

Tras la palabra de los chicos y sus coordinadores, la Presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, expresó sus sentimientos: “Primero quiero decir que me sorprendió el trabajo del Ministerio de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires porque es un trabajo oculto. Todo los demás lo conocíamos porque lo transitamos con nuestro compañero, con Tolosa, y vinimos y estuvimos en las escuelas”.
“Yo quiero decir a los chicos que nunca más digamos ‘este país’, sino ‘nuestro país’, ‘nuestra patria’, ‘nuestra tierra’ porque si la hacemos nuestras la vamos a empezar a querer más, que es donde nuestros hijos dieron la vida”.
“Nosotros estamos emocionadísimas de ver el trabajo brillante, perfecto, colectivo, enorme. No pudieron con nuestros hijos, no pudieron con nosotras y ahora seguro tampoco van a poder con ustedes. Estamos seguras”, afirmó Hebe entre cientos de aplausos.
A su turno, otra de las Madres, Josefina, dijo: “Estoy muy agradecida por todo lo que han hecho, estoy muy orgullosa de tener una juventud que va a seguir las cosas de las Madres y yo también estoy orgullosa de que gracias a Hebe he podido luchar porque ella nos ha dado mucho coraje y valentía para luchar”.
Luego, Ana de Baremboim sintetizó: “Veo que hay una juventud maravillosa. Los chicos tienen la vista bien puesta donde corresponde, es maravilloso escucharlos, muchas gracias”.
Los aplausos coparon la sala para aplaudirlas. Luego, Belén y Mónica, dos docentes, leyeron las preguntas que los chicos prepararon y que fueron respondidas por cada una de las doce Madres que participaron de la jornada. Algunos de los interrogantes de los alumnos fueron “¿Qué significa hoy continuar la lucha de sus hijos?” “¿Están todos los genocidas en la cárcel?” “¿Cómo ven el camino de Latinoamérica?” “¿Qué opinan sobre la juventud actual?” “¿Qué piensan de los centros de estudiantes?” “¿Qué es lo que les da tanta fuerza?”
A esta altura, la jornada no sólo era intensa sino que la emoción era protagonista. Para seguir celebrando el Congreso, el cantautor Víctor Heredia subió al escenario para interpretar algunos temas de su repertorio: “Muchas gracias por los aplausos pero se lo merecen los docentes, los maestros, todos los que han colaborado para que esto suceda, para que los chicos reciban esta visión de la realidad que no siempre los medios difunden. Es un orgullo muy grande haber sido convocado, no quería faltar esta tarde para cantar alguna de las canciones y acompañarlos en el crecimiento y fortalecimiento de nuestra conciencia”, expresó el cantante popular.
Tras su música, autoridades de la escuela le entregaron a las Madres unos souvenirs y un cuadro con la firma de los docentes: “Gracias Madres de la Plaza porque con sus vidas nos ayudan a honrar nuestras vidas”, podía leerse en él, que fue entregado al grito de “Madres de la Plaza, Matanza las abraza”.
Posteriormente, las Madres también entregaron algunos presentes para los coordinadores y gestores de la actividad, así como también libros para la biblioteca de la escuela y un cuadernillo para los chicos con la historia de las Madres.
Ya sobre el final, Hilda Cinali, una de las coordinadoras del evento, invito a sus alumnos y compañeros a acompañarla en el frente y resumió las sensaciones que flotaban en el aire: “Para nosotros hoy es un día que es un bálsamo para el alma, es un momento de regocijo interior. Para mi internamente es el homenaje a mis compañeros perdidos, así que esto es una oportunidad que me dio la vida”.
“El aula es –agregó totalmente emocionada- el mejor lugar de militancia. Cuando uno le da lugar al otro, ése es maestro”.
Los corazones albergaban poco lugar para más impactos. Uno de ellos fue la remera que alumnos de la escuela Nº 32 le entregaron a las Madres con una frase que de la Asociación que los había marcado: “transformamos el dolor en lucha”.
Para el final, el chaqueño Lucas Segovía, quien viene realizando un trabajo pedagógico con escuelas de su provincia, cerró la jornada con un show musical.
La Matanza había vivido una jornada histórica, con nuevas imágenes que permanecerán imborrables, tanto como las que recorrieron las escuelas del distrito.

 fuente: Prensa Asociación Madres de Plaza de Mayo

1 comentario:

Ada Inés dijo...

“¿Qué es lo que les da tanta fuerza?”
Gracias por esta nota. Ver y escuchar a las Madres nos da fuerzas para seguir luchando porque NUNCA MÁS.